<< Especialidades Artículos Educativos Artículos Científicos Casos Clínicos Conferencia ABI Calendario Correo Pacientes Extranjeros @!/?
Comentario/Opinión
:: Agregar a Favoritos
Particulares
:: Artículos Educativos
:: Solicitar consulta
:: Consultas Online
:: Pacientes Extranjeros
Odontólogos
:: Especialidades
:: Casos Clínicos
:: Artículos Científicos
:: Biblioteca de imágenes
:: Conferencia
Abi
:: Consultorios
:: Plantel profesional
General
:: Trayectoria Científica
:: Calendario
:: Correo
:: Foros
:: Sonrisas y Arte
:: FAQs
links
Dr. Sergio Hiskin » Artículos Educativos » ¿Qué es la piorrea?
¿Qué es la piorrea?

Dr. Sergio Hiskin

Varias veces hemos escuchado: “Si hubiese sabido esto antes, si me lo hubieran explicado, ahora no estaría así, con tanta movilidad y casi sin dientes”. Pieza esenciales en el organismo, no sólo por cuestión estética sino también fonética y masticatoria, la cavidad bucal es la puerta de entrada al aparato digestivo y si no está en condiciones y la dentición en número suficiente, contamina el alimento a digerir, provocando mala masticación y trastornos gástricos.

La piorrea alveolar es una enfermedad infecciosa provocada por bacterias que se integran formando una placa transparente y adhesiva que es la placa bacteriana (como su nombre lo indica), que todos la tenemos en boca y en distintas mucosas. En cantidad mínima es compatible con salud, si aumenta según el estado bucal y en dientes mal posicionados que la retienen genera enfermedad.

Estas bacterias de la placa, al no removerlas por un mal cepillado, se van desarrollando, creciendo y multiplicando como cualquier organismo vivo en cómodo hábitat.

Luego de una cierta madurez se clasifican por la presencia de sales de calcio en la saliva y así se forma el sarro o cálculo de similares características que los cálculos en vesículas o riñón. Son microorganismos calcificados que acumulan mayor cantidad de bacterias por su rugosidad, las que quedan adheridas como a un imán y crecen por incorporación de nuevas bacterias patógenas.

De esta manera, el sarro irrita alas encías, que responden a ese estímulo inflamándose. Llegado a este punto, se observan los cuatro signos característicos de toda inflamación: calor, dolor, rubor, tumor. Esto aparece en primer lugar en las papilas, que es la zona más débil de la encía por no tener fibras insertadas en su interior. A esta inflamación gingival la llamamos gingivitis y es completamente reversible, es decir eliminando la causa que la provocó (sarro y bacterias) desaparece la enfermedad.

Sin tratamiento continúa el problema (nuevas bacterias, mal cepillado, acumulación de sarro). Estamos en presencia de periodontitis o piorrea alveolar, que es el segundo paso de infección agresiva bucal, donde no sólo se inflaman las encías (como barrera ante la agresión), sino que el sarro se deposita en su interior y queda atrapado en el cemento(tejido inorgánico que constituye la raíz dentaria), necrosándolo, provocando una reacción inflamatoria en el ligamento periodontal adyacente (tejido semejante a encía, que rodea la raíz del diente, insertándolo en el maxilar).

Este ligamento al inflamarse aumenta de tamaño con gran cantidad de pus en su interior, que no puede expandirse por estar encerrado entre hueso y raíz (dos tejidos duros). En respuesta a ello, el hueso (tejido orgánico) pierde su equilibrio, aumenta la reabsorción, disminuye la noeformación comenzando una pérdida ósea a veces de avance rápido.

Se pierde hueso, soporte de inserción, las encías bajan, los dientes quedan más grandes, con poco sostén y con movilidad que, sin tratamiento adecuado, provocaría la extracción de todas las piezas dentarias.

Signos clínicos: mal aliento, papilas inflamadas, hemorragias en espacios interdentarios, movilidad, presencia de sarro en cuellos dentarios.

Prevención: tarea del paciente. Mediante un cepillado correcto, seco, sin pasta y sin mojarlo con agua, para “barrer” bacterias, y con el uso de palillos interdentarios de distintos tamaños según corresponda, que se introducen en estos espacios para eliminar placa. Realizarlo cada ocho horas, tres veces al día(después del desayuno, almuerzo y cena), impidiendo la madurez de las bacterias y su fijación, que luego generan enfermedad.

Mantenimiento: tarea del profesional. Postratamiento: realizar un control y service completo de la dentadura y encías, cada tres o seis meses, según pronóstico, y chequear sangrados, mal aliento, placa bacteriana y reforzar cepillado con ayuda del terapeuta.

La movilidad disminuye: al eliminar el factor irritativo, se permite que el organismo repare mediante un tejido epitelial, que reemplaza al ligamento periodontal, fijando al diente, y si no hay fuerzas oblicuas directas sobre las piezas afectadas, la movilidad queda mantenida sin avanzar, y esto es de adaptación.

El hueso perdido no se recupera: esta enfermedad no se cura, se mantiene. Detenemos la pérdida de hueso en el mismo nivel donde lo encontramos. Impedimos que siga perdiendo soporte, pero no se puede restituir. La piorrea alveolar es irreversible; no vuelven a crecer los tejidos perdidos, aunque están en estudio técnicas quirúrgicas de regeneración guiada que lograron dos o tres de nueva inserción.

@ Enviar un mensaje

« Anterior - Siguiente »

» Congreso Odontológico Internacional de la Asociación Odontológica Dominicana
» Dientes Blancos y Sin Manchas
» Las Encias en la Mujer
» La Piorrea en la Adolescencia
» Embarazo y Gingivitis
» Embarazo y Salud Bucal
» ¿Qué es la piorrea?
» Prevención de Enfermedades Bucales
Artículos Educativos
Congreso Odontológico Internacional de la Asociación Odontológica Dominicana
Prevención de Enfermedades Bucales
¿Qué es la piorrea?
Embarazo y Salud Bucal
Embarazo y Gingivitis
La Piorrea en la Adolescencia
Las Encias en la Mujer
Dientes Blancos y Sin Manchas
piorrea protesis flexibles protesis parcial removible protesis dentales enfermedades bucales protesis flexible protesis dentales flexibles signo de godet protesis diastema prevencion enfermedades bucales radiovisiografia ferulizacion implantes bucales protesis fijas Copyright 2003 - 2006 | SergioHiskin.com.ar - Todos los derechos reservados | Dr. Sergio Jorge Hiskin fardos de alfalfa Fardos de Alfalfa